A veces veo manchas flotantes

 

A VECES VEO PUNTOS O MANCHAS FLOTANTES. ¿A QUÉ SE DEBE?
MIODESOPSIAS O MOSCAS VOLANTES.
 Las miodesopsias, conocidas comúnmente como moscas volantes, son pequeñas sombras con forma de puntos, círculos, líneas, nubes o telarañas que aparecen en nuestro campo de visión. Estas manchas provienen del interior del ojo, están flotando dentro, y por eso se mueven cuando movemos los ojos y se escapan hacia la periferia cuando intentamos seguirlas con la mirada.
En realidad, las moscas volantes son pequeños acúmulos de fibras y células en el vítreo (el gel que rellena el ojo) y lo que vemos son las sombras que éstas proyectan sobre la retina al ser atravesadas por la luz. Es por esto que las vemos más cuando miramos a una superficie clara, como puede ser una pared blanca, el cielo o la pantalla iluminada del ordenador.
¿Por qué aparecen las miodesopsias? Con el paso de los años el gel vítreo cambia su estructura. Las fibras que se encuentran distribuidas en su interior tienden a agruparse en zonas más densas dejando otras zonas líquidas. Esto produce la separación del gel vítreo de la zona posterior de la retina; es lo que se denomina desprendimiento de vítreo posterior (DVP). Cuando esta separación sucede pueden aparecer en muchas ocasiones las miodesopsias. A veces las miodesopsias se acompañan de flashes o relámpagos de luz. Estos aparecen cuando el gel vítreo tira de la retina al empezar a separarse de ella durante el DVP.
Por lo general, las miodesopsias no suponen una patología grave e incluso con el tiempo pueden atenuarse o disminuir la frecuencia con la que las vemos. Por esto no suelen precisar tratamiento.
Pero en ocasiones la aparición de forma brusca de nuevas miodesopsias puede asociarse a problemas más serios. El vítreo, al separarse de la retina, es capaz de producir desgarros o agujeros en zonas débiles de ésta.  Éstos si no se tratan, pueden evolucionar a un desprendimiento de retina, que es una patología grave que requiere tratamiento urgente por parte de un oftalmólogo especializado. También ciertas enfermedades inflamatorias de los ojos como las uveítis pueden producirnos visión de moscas volantes y también requieren iniciar tratamiento sin demora.
Así, si bien las miodesopsias no suelen asociarse a ningún problema importante, sí conviene consultar al oftalmólogo para descartar las patologías antes mencionadas, especialmente si vemos nuevas moscas que han aparecido de forma brusca, se acompañan de flashes o relámpagos, o se asocian a la visión de una sombra fija que se extiende hasta la periferia de nuestro campo de visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*