¿QUÉ HAY QUE HACER SI CON UN OJO VEMOS BIEN Y CON EL OTRO MAL?

Si notamos que vemos borroso por uno de los ojos debemos acudir al oftalmólogo para hacernos una exploración completa. Es frecuente que la visión no sea exactamente la misma por los dos ojos, pero sí debería ser similar. La pérdida de visión en un ojo puede deberse a una gran variedad de patologías, algunas no son preocupantes pero otras son graves y requieren tratamiento especializado. Por este motivo es conveniente consultar con un oftalmólogo que pueda encontrar el problema que ha causado la visión borrosa.

El tiempo de instauración y duración de la visión borrosa o los síntomas que la acompañan (ninguno, ojo rojo o dolor) puede ayudar a orientar el diagnóstico.

Una de las causas más frecuentes de pérdida de visión aislada son los defectos de refracción: miopía, hipermetropía y astigmatismo. Para recuperar la nitidez de la visión necesitaremos, gafas, lentillas o cirugía refractiva. Es muy importante detectar diferencias importantes de graduación entre ambos ojos en los niños pequeños, ya que si no se corrigen pueden llevar a desarrollar un ojo vago o ambliopía. Desgraciadamente, cuando la ambliopía se ha establecido más allá del tiempo de maduración del sistema visual, no podremos recuperar la visión aunque llevemos gafas. Por esta razón es fundamental revisar la visión de los más pequeños y empezar el tratamiento de la ambliopía lo antes posible.

Otras causas de visión borrosa sin ojo rojo ni dolor son las cataratas (cuyo tratamiento es quirúrgico mediante la extracción del cristalino y el implante de una lente intraocular) y las enfermedades de la retina (como el desprendimiento de retina,que requiere cirugía sin demora, la retinopatía diabética, las oclusiones vasculares retinianas, el agujero macular, las membranas epirretinianas, el edema macular y la degeneración macular) o del nervio óptico (como las neuropatías ópticas isquémicas y papilitis); todas ellas precisan de tratamiento oftalmológico especializado.

Cuando la visión borrosa se acompaña de dolor debemos buscar atención oftalmológica urgente. Podemos encontrarnos ante erosiones o úlceras corneales, cuadros inflamatorios como la uveítis, un glaucoma agudo, neuritis retrobulbar…

Resumiendo, la diferencia de visión entre los dos ojos siempre debe ser investigada, ya que si bien puede deberse a causas banales, puede indicarnos una patología importante de uno de nuestros ojos que requiere ser diagnosticada y tratada por un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*