Tipos de cirugías para corregir defectos refractivos (PRK y Lasik)

La cirugía refractiva es un conjunto de procedimientos quirúrgicos que modifican la anatomía del ojo, eliminando los defectos refractivos de la miopía, hipermetropía y astigmatismo para que no sea necesario el uso de gafas o lentes de contacto.

Para corregir estos defectos, el oftalmólogo estudia las condiciones del paciente con una serie de pruebas para elegir el mejor tratamiento. Estas consisten en:

  • Paquimetría. Para medir el espesor de la córnea, que debe medir unos 0,5 milímetros.
  • Topografía. Se obtiene un mapa tridimensional de la córnea para detectar posibles irregularidades que desaconsejen la cirugía.
  • Biometría. Averigua el tipo y potencia de la lente para colocar en los paciente

     

Tratamiento para corregir la cirugía refractiva: PRK y Lasik

La PRK corrige defectos como la miopía, hipermetropía o astigmatismo.

  • Cómo se realiza: El láser PRK se aplica sobre la superficie de la córnea para moldearla. Dura unos 10 minutos y la recuperación se hace aproximadamente en una semana.
  • Momento para operarse: Como otras cirugías de corrección de la vista, debe aplicarse cuando la visión del paciente se ha estabilizado al menos durante un año. Esto ocurre, generalmente, una vez se ha cumplido la edad de 20 años. En el caso de embarazo, resulta conveniente esperar un año tras el parto hasta que la vista se estabilice, ya que durante la gestación del bebé se pueden sufrir modificaciones en la graduación

El Lasik, se trata de un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva utilizado para tratar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

  • Cómo se realiza: La cirugía, al igual que en el método PRK, utiliza un láser para moldear la córnea con la intención de mejorar la curvatura del ojo y que enfoque correctamente las imágenes en la retina. Antes de aplicar el láser, se realiza un micro corte que permite levantar una fina lámela de la parte más externa de la córnea. Con el láser se moldea la córnea para resolver el problema y a los pocos días cicatrizará de forma natural sin dejar rastro ni del corte realizado ni del láser. La recuperación visual se logra a las pocas horas de la intervención, de forma indolora.
  • Momento para operarse: Al igual que en los demás procedimientos de cirugía refractiva la graduación debe haber permanecido estable al menos durante el periodo de un año. el desarrollo completo se produce alrededor de los 20 años de edad.

 

Conoce más tratamiento de cirugías refractivas en el próximo post. Hasta entonces si tiene alguna pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en nuestra clínica oftalmológica en Valencia 963 511 404

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*